La Educación Tributaria es una herramienta clave para transformar la cultura tributaria y aumentar el cumplimiento fiscal voluntario

Lo ideal es relizar en todos los niveles del sistema educativo: inicial, primario, secundario, terciario y universitario acciones de difusión e inclusión en materia tributaria desarrollando estrategias tendientes a que las ciudadanas y los ciudadanos comprendan la tributación como el pilar económico del sostenimiento del estado democrático.

Recaudar suficientes ingresos fiscales sigue siendo un gran reto para muchos países, especialmente a la luz de los impactos de la pandemia de la COVID-19. Según un nuevo estudio de la OCDE, la educación cívico-tributaria puede ser una herramienta clave para impulsar la disposición de los individuos y las empresas a pagar impuestos voluntariamente, y así desempeñar un papel fundamental en la movilización de los ingresos fiscales que se necesitan urgentemente para ayudar a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La segunda edición de Fomentando la cultura tributaria, el cumplimiento fiscal y la ciudadanía: Guía sobre educación tributaria en el mundo analiza un conjunto de datos único de 140 iniciativas de educación cívico-tributaria desplegadas en 59 países desarrollados y en desarrollo de todo el mundo, ofreciendo una clasificación de los diferentes enfoques de la educación cívico-tributaria, e identificando los retos y soluciones comunes. Con más del 80% de las iniciativas de educación cívico-tributaria que han generado una mejora de la ética tributaria – la motivación intrínseca para pagar impuestos – el estudio muestra que el aumento de los conocimientos fiscales puede desempeñar un papel activo en la formación de la cultura tributaria de un país, en la que los ciudadanos entienden los efectos de pagar (o no pagar) impuestos en su vida cotidiana.

El informe también proporciona un proceso paso a paso para ayudar a las autoridades tributarias y a otras partes interesadas a diseñar y aplicar iniciativas de educación cívico-tributaria adaptadas a las realidades locales. A pesar de que la educación cívico-tributaria puede adoptar diversas formas, el informe identifica tres enfoques principales:

Enseñanza sobre asuntos tributarios, a través de un involucramiento de largo plazo con todo tipo de audiencias, ya sean jóvenes, adultos o empresarios.
Comunicación, a través de campañas de sensibilización para reforzar el compromiso con los contribuyentes. Estas iniciativas abarcan campañas en las redes sociales, ferias fiscales y programas de televisión. También incluyen enfoques más científicos basados en la economía del comportamiento para adaptar las comunicaciones a fin de fomentar reacciones positivas.
Apoyo al cumplimiento de las obligaciones tributarias proporcionando asistencia práctica y directa a los contribuyentes para facilitar el uso de herramientas digitales modernas de la administración y apoyo a los contribuyentes, especialmente a los más vulnerables, en sus obligaciones fiscales, incluidos los requerimientos de declaración.

Educar a los contribuyentes no es sólo cosa de las administraciones tributarias. Muchas de las iniciativas presentadas en este estudio demuestran el valor de las colaboraciones eficaces con otras partes interesadas, como centros educativos, asociaciones empresariales y organizaciones no gubernamentales.

«Los sistemas fiscales eficaces se basan en un alto nivel de cumplimiento voluntario; incrementado la comprensión de cómo las herramientas de educación cívico-tributaria pueden repercutir directamente en la disposición de los contribuyentes a cumplir voluntariamente con sus obligaciones fiscales para ayudar a los países a recaudar los ingresos que necesitan para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y fomentar la confianza en la equidad del sistema tributario», indicó Grace Perez-Navarro, Directora adjunta del Centro de política y administración tributarias de la OCDE.

Este informe forma parte de un trabajo más amplio de la OCDE sobre ética tributaria, el cual está recopilando nuevos datos para arrojar luz sobre los factores que la afectan, y fomentar la investigación y el debate, especialmente con respecto a los países en desarrollo.
Educación Tributaria como herramienta de política fiscal
En particular, tiene que ver sobre los impuestos que recauda ARBA: Patente automotor, Embarcaciones deportivas, Inmobiliario, Sellos, Ingresos Brutos y Transmisión Gratuita de Bienes y los Impuestos Nacionales como el IVA y Municipales como el ABL

Objetivos:
– Promover una ciudadanía participativa, solidaria y responsable de sus derechos y obligaciones.
– Trabajar por un cambio en la concepción de nuestra cultura.
– Instruir sobre el rol social de los impuestos
– Fomentar una ciudadanía participativa y responsable, con conciencia fiscal
– Distinguir el valor del cumplimiento voluntario y mejorar el desenvolvimiento de las instituciones.
– Explicar que los tributos constituyen el pilar fundamental para el sostenimiento integral del Estado Democrático, en el marco de los valores y ética ciudadana, propios de ciudadanos críticos, participativos y responsables.

Por Gustavo Giacomo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *